lunes, 21 de diciembre de 2020

EL CID . Fernando Alonso Barahona

 



 

“El ciego sol, la sed y la fatiga

por la terrible estepa castellana

al destierro con doce de los suyos,

polvo, sudor y hierro

El Cid cabalga “

MANUEL MACHADO

 

Una serie de Amazon fracasa en su visión de El Cid

 

    El sabor del Romancero (Dios que buen vasallo si tuviera buen señor ) , de los héroes capaces de entregar su vida a la más esforzada de las causas, se percibe y dibuja en El Cid , la película de Anthony Mann, producida en 1961 por Samuel Bronston y que se ha convertido en un icono de la épica en el séptimo arte .

Me he referido a esta singular obra maestra en mis libros “Charlton Heston la épica de un héroe “ (EIUNSA 1999) y Anthony Mann (Film Ideal 1997 ).

  En estas Navidades  la poderosa Amazon ha lanzado una presunta superproducción denominada El Cid . Las criticas han sido mayoritariamente negativas y no parece que la serie vaya a remontar el vuelo .

El Cid-TV  es una serie de televisión española de acción, historia y drama producida por Zebra Producciones para Prime Video. Está protagonizada por Jaime Lorente, José Luis García Pérez, Elia Galera, Carlos Bardem, Juan Echanove, Alicia Sanz .

Luis Arranz y Adolfo Martínez Pérez firman el guión de los cinco episodios disponibles , y desde luego quedan muy lejos del equipo que dirigiera Philip Yordan en 1961 para la mítica producción de Samuel Bronston .

  Por si fueran poco las desdichas, el desafortunado y poco brillante actor protagonista, Jaime Lorente, se descolgaba horas antes del estreno con un comentario sobre las “ gentes de derecha y extrema derecha “ que se iban a enterar viendo la serie .  El desastre fue tal que cundió el pánico y el actor hubo de recurrir a los familiares – que al parecer  tiene en el PP – para que le apoyaran en redes sociales . Entre ellos su posible primo y presidente de Murcia que publicó un tweet en el que el único dato que leíamos era que como Lorente es murciano seguro que la serie estaba bien .

 Después se demostró que el medio de comunicación HUFFINGTON POST  manipuló ligeramente las palabra del actor . En cualquier caso su explicación resulta defectuosa ,seguramente por su escaso bagaje cultural . Más o menos debió querer decir que su serie huía de politizaciones y que las personas de ese espectro político iban a aprender historia .   Fracaso total, porque Lorente – que en marzo ya dio la nota con unas ridículas declaraciones contra VOX ( es decir, contra sus millones de votantes ) ha demostrado que no conoce el personaje, ni la historia, y que se limita a repetir lo que le pasan sus jefes de prensa .




  Es obvio que El Cid es Charlton Heston y que el empeño de repetir el personaje estaba condenado al fracaso, pero lo cierto es que Jaime Lorente no tiene personalidad ni carisma para encarnar a Rodrigo Díaz de Vivar en ningún concepto . Su interpretación ni siquiera es mala es que parece un tipo de la calle disfrazado de caballero medieval .

El Cid histórico

 

Don Ramón   Menendez Pidal res el máximo experto cidiano y nadie ha podido rebatir sus tesis . Por otra parte su magnífico libro El Cid Campeador ( publicado por Austral ) es un volumen complejo , lleno de datos y que describe las aristas y trayectorias del héroe . 

Cuando la historia se convierte en leyenda hay que contar la leyenda – nos recordó John Ford en El hombre que mato a Liberty Valance -  . Y el Cid se convirtió en legendario ya con los romances y el Poema del Mío Cid . Luego vendría Corneille (Le Cid ) o Guillén de Castro (Mocedades del Cid ) .

  La vertiente histórica la he analizado en mi intervención en el programa Tiempos Modernos , de Fernando Paz  ( 2019 )

https://www.youtube.com/watch?v=Y12nuauTZxE&t=443s

 

 y en la entrevista que me brindó Jose M. Francas .

https://www.noentiendonada.es/fernando-alonso-barahona-san-isidoro-de-sevilla-eleva-a-espana-a-primera-nacion-de-occidente/

https://www.sinpostureo.com/politica/fernando-alonso-barahona-los-trazos-de-hispania-se-descubren-en-la-era-prerromana/

 

A vueltas con la serie

  El director de los capítulos de la serie es Adolfo Martínez Pérez, cualquier similitud con el gigantesco Anthony Mann es mera coincidencia .

  Solo he visto un episodio ( y a velocidad rápida a veces ) de la serie de Amazon y no la voy a continuar . Ni me parece interesante ni creo que aporte nada al Septimo Arte . Se podría haber indagado en algún aspecto cidiano sin querer abarcar todo el personaje que ya quedo fijado en el clásico de Anthony Mann . Pero lo único que se dibuja es mediocre corrección política   e incapacidad para acercarse al héroe  . Es evidente que si Rodrigo hubiera sido el de esta serie nadie le habría cantado romances ni se hubiera compuesto el Poema del Mio Cid o el Carmen Campidoctoris .

  La serie parece un actualización vulgarizadora de la Edad Media   Lo relevante no es la exactitud histórica total . No estamos ante un tratado científico . Pero así como el Cid de Mann y Bronston tenía vida y alma , el actual es de usar y tirar , para gastar alguna hora perdida .  Si de algo sirve este mini Cid es para comprobar la monumental diferencia que existe entre un colosal Charlton Heston que se convierte en Rodrigo Diaz de Vivar a base de físico, talento y esfuerzo (Heston leyó los libros de Pidal y estudio de forma concienzuda el personaje )  y el actual de cuyo nombre no queda ya ni la huella .

 

  La obra maestra con Charlton Heston

 

El Cid es la historia de un héroe leal a su rey y valeroso hasta la extenuación , que sabe amar ( la reconciliación con Jimena es un momento mágico de romanticismo y belleza ), cumplir con su deber ( la jura de Santa Gadea en la que obliga al Rey Alfonso a jurar que no tuvo parte en la muerte de su hermano don Sancho ), pelear ( el juicio de Dios de Calahorra , un ejemplo de montaje y puesta en escena absolutamente antológica ) , perdonar ( España tiene por fin un rey, le musita herido de muerte al rey Alfonso cuando éste reconoce por fin su error y corre a su lado ) y morir ( la antológica escena de la muerte de Rodrigo – El Cid – agarrado al brazo de Jimena y haciéndola prometer que a la mañana siguiente habrá de conducir a sus tropas a la victoria, vivo o muerto .



Héroe y patria dibujados en el horizonte , un héroe humano capaz de hacer jurar un rey y dar de beber a un leproso , una patria –España – en la que caben todos aquellos que la sientan como tal sean cristianos o moros , plebeyos o nobles . Un caballero andante que traspasa las puertas de la Historia para entrar en la leyenda . Una película épica y lírica que conjuga acción y belleza , poesía en su más elevado nivel . Algunos críticos de la época ( muchos no supieron comprender su calidad ) calificaron El Cid como un western medieval atendiendo al estilo de Anthony Mann (Winchester 73, La puerta del diablo, Colorado Jim, El hombre de Laramie , El Hombre del Oeste ) Jorge Luis Borges denomino al western como la épica del siglo XX. El Cid alumbraría de este modo ese abrazo perfecto de la poesía, el paisaje, el heroísmo y la pasión

Cuantos se acerquen a redescubrir o ver por primera vez esta obra maestra no solo vivirán tres horas inolvidables en la Edad Media ( como señalara Julián Marías en su brillante análisis de la película escrito además en el momento de su estreno lo cual es doble mérito ) sino que sentirán en su alma las entrañas del Romancero de España

 

 

Cine de Navidad

 

En esta Navidad podemos revisar clásicos maravillosos como Qué bello es vivir (Frank Capra , 1946 )  La gran familia (Fernando Palacios  1962 ) .  Cine de Navidad (De ilusión también se vive, Navidades blancas , Un padre en apuros , Muchas gracias mister Scrooge  …)  cine de fe (Natividad ), podemos escuchar por enésima vez a Bing Crosby o la mítica El Tamborilero (Raphael , por supuesto ) 







.

  Y si sentimos deseos de adentrarnos en el mundo del Cid, nada mejor que la obra maestra de Anthony Mann .


1 comentario: