lunes, 1 de febrero de 2021

MERCEDES ALONSO . CRONICAS DE UN PUEBLO . Fernando Alonso Barahona

 


  



Antonio Mercero  ( marzo 1936- mayo 2018 )  ​director y guionista de cine y televisión español, conocido sobre todo por sus series Verano azul, Farmacia de guardia y Crónicas de un pueblo, y por su premiado y mítico  La cabina

 

En  la memoria televisiva de varias generaciones  hay un pueblo que marcó un hito en la televisión en España. ¿Quién no recuerda Puebla Nueva del Rey Sancho? Era el escenario natural de Crónicas de un pueblo. Rodada en la localidad madrileña de Santorcaz, fue una serie mítica, emitida entre  1971 y 1974   y que ya contenía todo el talento, la cercanía y la emoción del estilo de Mercero.



Cuentan las historias más o menos veraces que la idea de la serie se debió al entonces vicepresidente del Gobierno, Luis Carrero Blanco  y al entonces director General de TV : Adolfo Suárez . Pero las intenciones políticas de las historias , más allá de la lectura ocasional de sorprendentes – para algunos – artículos del Fuero de los Españoles  se diluyen – si es que las hubo en algún momento –  en la simpatía y verismo de los personajes y en la humanidad de las historias  Y por supuesto en los valores positivos que consagra, el respeto, la libertad, la integración social, el progreso, el aprendizaje. En todo caso sorprende la limpia modernidad , el cariño y la caracterización de todos los personajes .

Hay episodios de homenaje a los cómicos (La pirueta , Un problema de cultura  ) , costumbristas con notable presencia de personajes femeninos  (Las turistas , Los compradores ,  La termas de Puebla Nueva, Braulio tiene un problema, Los sobrinos de Don Justo  ),  otros emotivos como la despedida del maestro o  la llegada de la nueva docente . Hay homenajes al  mundo del teatro ,  a las profesiones más diversas y tradicionales (EL paseo, El pequeño dinamitero , La visita de la inspectora , Las cosas del Amargo  ) , a la creación artística ,  los niños suelen tener gran protagonismo, es un pueblo vivo porque se compone de personas reales, de carne y hueso . Escorzos de vida humana diría Julián Marías



 Crónicas de un pueblo es  una magnífica  serie coral en la que todo su universo giraba en torno a don Pedro, el alcalde (Fernando Cebrián), el cura (Francisco Vidal ), Don Justo  (Santiago Rivero ), , el Guardia Civil Tomás (Juan Amigo) y don Antonio, el maestro (Emilio Rodríguez). A estos se unían otros personajes como Goyo, el alguacil (Antonio P. Costafreda), Braulio, el cartero (Jesús Guzmán), Dionisio, el conductor del autobús (Rafael Hernández) y Marta, la boticaria y concejala (María Nevado) y, por supuesto, los niños de la pequeña escuela del pueblo . Ya desde su inicio Mercero demostró que era una especialista en comprender y retratar el mundo infantil y, por supuesto, sabía como dirigir a los jóvenes actores



  Si Cebrián y Emilio Rodríguez bordan sus personajes, Jesús Guzmán ( nacido en 1926 todavía con nosotros a sus noventa y cuatro  años ) aún es reconocido en la calle por su papel entrañable del cartero.  Francisco Vidal también sigue en activo y en su encarnación de cura cercano , simpático y positivo imparte lecciones de interpretación en cada episodio .

http://www.franciscovidal.es/

 

Antonio Mercero (o Antonio Giménez Rico, o Julio Coll -como directores de la serie-) ,  Juan Farias y Juan Alarcón -como guionistas- fueron los artífices del éxito. El recuerdo no se ha evaporado, sigue presente.  Pero quiero recordar ahora uno de los episodios, una auténtica y pequeña obra maestra  : Adios a la felicidad ,

 

 

MERCEDES ALONSO  PROTAGONISTA DE  ADIOS A LA FELICIDAD

  Todos los protagonistas aparecen  en el reparto de este episodio con guion de F. Santiuste y dirección de Antonio Mercero .  El relato es original, una mujer joven, independiente, artista, pasa unos días en casa de la familia del alcalde y pinta obras abstractas para una exposición. La mujer da charlas en el colegio reflexionando sobre la mirada en el arte, sobre la libertad creativa . Y en un encuentro casual Don Justo ( extraordinario el veterano Santiago Rivero ) , hombre adusto de unos setenta años que vive solo en el pueblo traba conocimiento con ella y se enamora .  Al compas del Let it be adaptado que acompaña las imágenes, con un estilo suave y fresco, Mercero que sigue la estela de Truffaut y prefigura lo que después sería una de las constantes del primer  Garci logra momentos inolvidables . LA alegría de vivir del señor que rechaza el agua caliente en la cama que le prepara su ama de llaves y encarga sus mejores galas , la amiga de Leonor – la mujer – que advierte de la bella historia romántica que el hombre se ha creado en su mente , el instante antológico de la comida en casa del  alcalde con Don Justo, Leonor, el maestro, el cura , la mujer del alcalde , cuando el hombre al no dejar de mirar a su amor vierte el agua sobre la mesa Rebosando la copa .

  Y la despedida de Leonor que no encuentra al hombre en su casa y le da recado al ama de llaves ( que poco antes le había advertido que no se hiciera ilusiones con una mujer tan joven ).  Y el desenlace poético entre lágrimas de inusitada belleza narrativa .

   Una joya a redescubrir que por fortuna está editada en DVD en la colección completa de Crónicas de un pueblo y se puede encontrar además en los archivos de RTVE a la carta .

 

 https://www.rtve.es/alacarta/videos/cronicas-de-un-pueblo/cronicas-pueblo-adios-felicidad/3447539/

Leonor es Mercedes Alonso en estado de gracia, bella y encantadora , absolutamente arrebatadora .



Mercedes Alonso nació en Santander en agosto de 1940 .  Muy joven comenzo a destacar en comedias populares : Las chicas de la Cruz Roja (1958), de Rafael J. Salvia, Quince bajo la lona (1958), de Agustín Navarro, La casa de la Troya (1959), de Rafael Gil o Aquí están las vicetiples (1961), de Ramón Fernández.

  Fue  el papel protagonista en la divertida  Margarita se llama mi amor (1961), de Ramón Fernández, el que la  convirtió en una maravillosa aunque fugaz estrella .  Luego intervino en westerns como Una tumba para un pistolero y más tarde centra su carrera en teatro y  en televisión. Sobre las tablas interpreta La decente (1977), de Miguel Mihura, El huevo de Pascua (1981), con Arturo Fernández y Lentejas con brillantes (1982), de Pierre Chesnot, junto a José Sazatornil y Aurora Redondo .

  En cine la volvimos a ver en  El nido y Mi general (Jaime de Armiñán, 1980 y 1987) y Más allá del jardín (Pedro Olea, 1996).

  Y de nuevo con Mercero apareció en  Farmacia de guardia (1991-1995), interpretando a Begoña, una de las amigas de Lourdes Cano (Concha Cuetos)




      Mercedes Alonso es la mujer independiente, fascinante, sencilla y a la vez compleja de esa Adios a la felicidad, en  la que Antonio Mercero emociona en su retrato de ese amor tan mágico como imposible . Basta apenas media hora, un puñado de actores excepcionales, retazos del Let it be en la banda sonora y la mirada y la figura  de Mercedes Alonso . Material de estrellas, material de sueños


1 comentario: