miércoles, 3 de febrero de 2021

FELIX MARTIALAY . EL FILM IDEAL . Fernando Alonso Barahona

 



       En estos tiempos de dudosas y manipuladas memorias históricas , de asalto a la razón y la historia por parte del sectarismo de algunos, siempre es bueno recordar a personas que alcanzaron la excelencia – a veces sin hacer ruido – y que forman parte de la corrección política al uso .

        Felix Martialay  (  1925-2009 )  fue uno de ellos .   Su brillante historial, sus años, su sapiencia en los campos del cine y del futbol, sus trabajos editoriales y – sobre todo – la puesta en marcha de aquella revista mítica llamada Film Ideal no han parecido pesar demasiado en el recuerdo . Sin embargo, como escribiera Eugenio D,Ors al final una sola cosa importa y es la obra bien hecha . Felix Martialay así lo hizo, lo reconozcan algunos o lo oculten .

        Film Ideal» fue el nombre elegido para la gran aventura de una revista de cine , su primer número apareció el primero de octubre de 1956. Durante los años y décadas siguientes aprendieron o hicieron sus primeras armas muchos de los que después han destacado como críticos teóricos, realizadores, técnicos e intérpretes cinematográficos. Terenci Moix, Jose María Latorre, Miguel Marías, Fernando Mendez Leite, Arroita Jáuregui, Jesús G. Dueñas, Miguel Rubio, Manolo Marinero, Francisco Marinero, Perez Lozano, Juan Cobos, Pere Gimferrer …. No todos recordarían después sus orígenes cuando accedieron a puestos de cierta relevancia social o política .

      Aún estando abierta a las más varias tendencias , tenía un carácter católico, como indicaba su título, tomado de los dos memorables discursos en los que Pío XII, el 21 de julio y el 28 de octubre de 1.955, había llamado la atención sobre el «poder casi mágico», «prodigio», «espectáculo palpitante», «hechizo» del séptimo arte, para acabar apelando a la necesidad del «film ideal”.

      Los años sesenta vivieron un apogeo de la cinefilia y los aficionados aún recuerdan los debates entre Film Ideal ( defensa del cine americano ,  independencia crítica,   influencias del Cahiers du Cinema   ) y su competidora    Cine estudio ( revista sorprendentemente muy a la izquierda, iconoclasta contra los grandes clásicos y a menudo sectaria ). Había excepciones en ambos núcleos desde luego, pero Cine Estudio de José Monleon se antoja hoy irremisiblemente anticuada . En cambio en Film Ideal –bajo la égida de Martialay – brillan estudios apasionantes sobre John Ford, Hitchcock, Howard Hawks, Anthony Mann, Mankiewicz, Henry Hathaway, Raoul Walsh , el cine de género …..Ambas coincidieron por cierto en la escasa valoración hacia el cine español de su época . Es cierto que en ambos medios se pueden encontrar excepciones, Jose Luis Garci comenzó escribiendo – y alabando el cine americano , Ford y Leo McCarey en primer término – en Nuestro Cine, en tanto que las páginas de Film Ideal de vez en cuando recogían artículos lamentables como uno de Juan Cobos destrozando la fabulosa Ben Hur de William Wyler ( seguramente hoy se hubiera avergonzado de leerlo ). Pero lo que llama la atención es que los artículos de Martialay, apasionados pero nada sectarios y llenos de equilibrio solían ser los mejores de la revista . Por eso hoy se mantienen mejor que la mayoría ( incluso los brillantes de Terenci   Moix como aquel especial dedicado a la Cleopatra de Mankiewicz , “ una de las maravillas del mundo “ , aunque hoy sea lícito preferir la versión genial de Cecil B. De Mille de 1934 con Claudette Colbert ).

Ivan Tubau recogió este debate en sus dos imprescindibles libros Crítica cinematográfica española (Bazin contra Aristarco ) y Hollywood en Argüelles que incorpora una amplia entrevista con Felix Martialay . La lectura de la misma proporciona un completo retrato del hombre y del analista, del amante del cine y del esforzado gestor que llevó la nave de Film Ideal hasta su última singladura, al final casi en soledad, pero con la calidad y la independencia intactas . Martialay siempre con la mirada noble y de frente pudo sentirse orgulloso – pese a los avatares- de su obra .



Los trabajos de Felix Martialay sobre el cine se encuentran en Film Ideal, Temas de cine, El Alcázar, La Nación ( periódico mensual que continúa editándose bajo la valiente y atinada coordinación de Javier Grima  ) ….sería de extraordinario interés publicarlos y comprobar hasta qué punto era grande su pasión por el cine, su independencia y su rigor crítico .   Inolvidable fue su monumental estudio sobre Anthony Mann, El Cid y La caída del imperio romano (Anthony Mann llegó a declarar que Martialay sabía más sobre su cine que él mismo ) y magnífico asimismo su análisis de Hatari, la obra maestra de Howard Hawks, aquella película que era – por la belleza natural de sus imágenes – un “ tratado de teología “ .

  Sobre el gran Hawks publicó además una excelene monografía editada en 1972 por el Festival Internacional de cine de San Sebastián . 



Junto al sabio del cine, el hombre trabajador y riguroso – ajeno a las leyendas urbanas que se tejieron sobre él- se encontraban la bondad y humanidad . Humilde y trabajador, huyó siempre de oropeles y elogios vanos y tuvo que soportar ataques y manipulaciones injustas que sobrellevó con resignación y siempre sin agotar la esperanza Acogió mis primeros libros con generosa atención y se felicitó por la resurrección del nombre Film Ideal para la editorial de cine que fundara otro hombre bueno , editor enamorado del cine y gran amigo como Francisco Vega La Higuera (1938-2001 ) .

Anthony Mann, 1999 , fue el primer libro de la colección que tuve el honor de inaugurar ). Luego siguieron otros y el mítico nombre volvió a adornar las portadas de libros de cine, aunque fuera por un espacio de tiempo fugaz. En el camino de aquellos proyectos con Royal Books y Film Ideal queda la preciosa edición de Mitos – Años Cuarenta , una colección de fotos y comentarios de estrellas de esa década, con prólogo de Don Felix . Lamentablemente se quedó en el tintero la edición de una monumental historia del cine español durante la época de Franco . Pasaron los años y aquel libro no pudo finalmente ver la luz .

Su pasión por el fútbol y sus trabajos históricos sobre la selección española constituyen también un hito en la especialidad y un ejemplo de fecunda e imparcial investigación .

https://www.cihefe.es/cuadernosdefutbol/2009/10/biografia-de-felix-martialay/


    Cualquier escritor de cine  tiene deuda con Felix Martialay . Es bueno que de vez en cuando se recuerde .




2 comentarios:

  1. Excelente visión que para muchos me incluyó pasa como un NONBRE más pero bajo el perfil de Don Fernando A Barahona pasa a ser demasiado interesante
    Y exquisito para continuar. Y seguir exteriosandose...
    Una vez más gracias felicitaciones. Por tanta entrega a la Historia ..
    de los que resucita con su excelente talento y brillante mente ..
    Bendiciones

    ResponderEliminar