Top 10 visitantes

viernes, 19 de agosto de 2011

Palabras del corazón





" Hay palabras que solamente sirven para entretener, y pasan como el viento; otras instruyen la mente en algunos aspectos; las de Jesús, en cambio, han de llegar al corazón, arraigar en él y fraguar toda la vida. Sin esto, se quedan vacías y se vuelven efímeras. No nos acercan a Él. Y, de este modo, Cristo sigue siendo lejano, como una voz entre otras muchas que nos rodean y a las que estamos tan acostumbrados. El Maestro que habla, además, no enseña lo que ha aprendido de otros, sino lo que Él mismo es, el único que conoce de verdad el camino del hombre hacia Dios, porque es Él quien lo ha abierto para nosotros, lo ha creado para que podamos alcanzar la vida auténtica, la que siempre vale la pena vivir en toda circunstancia y que ni siquiera la muerte puede destruir "
BENEDICTO XVI



El incomparable espectáculo de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ Madrid 2011 ) ha demostrado que por encima de la crisis permanente, la pérdida de valores y las agresiones de un grupo activo de intolerantes y perroflautas - demasiadas veces amparados por ciertos gobiernos empeñados en romper la tradición cristiana - hay un lugar para la esperanza .
  Las palabras pronunciadas por El Papa Benedicto XVI han tenido la virtud de alcanzar el núcleo del sentido de la vida : Quien soy yo , Qué va a ser de mí ?
   Pero el lenguaje de Su Santidad no es el habitual de los políticos " correctos ", ni de los expertos en demagogia , sino que resulta duro, exigente y tal vez por eso movilizador e ilusionante .
  Hay palabras que llegan al fondo del corazón,  no son las simples que sirven tan solo para la evasión y la superficialidad, sino las profundas que interpelan lo más hondo del ser humano . Esa palabra de vida se resume en retos formidables :
- Los proyectos se edifican sobre roca consistente no sobre arenas movedizas
- La verdad es el anhelo supremo de la existencia, una verdad que supone unos valores, unos criterios y un esfuerzo permanente .
-La humildad nos hace reconocer que no somos dioses , sino criaturas creadas por Dios a su Imagen y Semejanza .

  Pero Benedicto XVI fue aun más allá al señalar que la Verdad no es un resumen de doctrinas o de proclamas , el núcleo de la verdad es intensamente personal, es decir nos afecta a cada uno de nosotros y su núcleo reside en la PErsona de Cristo . "Yo soy el Camino, La Verdad y La Vida " .

  Cada generación, cada época ha sufrido sus crisis - nada hay nuevo en la historia de la Humanidad - incluso las dudas y la negación de la verdad : "Qué es la verdad " , se preguntaba hace dos mil años Poncio Pilatos . Sin embargo en este siglo XXI la pérdida de criterio ha sido a menudo propiciada desde el poder , tal vez como truco para desarmar a la persona y convertirla en esclava , primero de su propio ego , después del mismo Poder . Solo desde esta diabólica perspectiva se pueden comprender los desaforados ataques de algunos a la figura del Papa, a todos los cristianos y a sus símbolos . ¿De qué tienen miedo - cabría preguntarse - ?. Seguramente de que esa tradición, esos valores enraizados en el corazón y en el alma , son los antídotos más eficaces contra el relativismo radical, el laicismo agresivo ( nada que ver con el sano espíritu laico ) y sobre todo los que garantizan la libertad de pensamiento .
¿Acaso no han querido callar al Papa y evitar que proclame su doctrina ?. Algo insólito pero real . Y es que algunos han dejaco bien a las claras cual es su concepto de libertad . Sin embargo, parece evidente que la agresividad esconde miedo . Y en efecto, la escena de cientos de miles de jóvenes de todas las naciones y culturas aclamando a un anciano convertido en líder espiritual del mundo demuestran que esa llama está viva, tiene futuro y -una vez más - nadie podrá detenerla .

  Julián Marías escribió que el odio a la verdad contenía el germen de la destrucción del nuevo siglo . La verdad puede albergar dudas, vacilaciones, errores u oscuridad, pero el odio es la postura más radical .
  Los millones de jóvenes, hombres y mujeres, que protagonizan la JMJ  tienen sed de verdad . Ahí reside el núcleo del misterio, del milagro de tantos corazones encendidos que sin dudan escandalizan a la correción política .
  El camino es difícil - tal vez una cruz - pero tiene sentido. Y con la luz de la razón podemos recorrer con espíritu libre ese camino .
  La conclusión final es sencilla : No tengamos miedo sino esperanza . La libertad y la verdad merecen la pena .

No hay comentarios:

Publicar un comentario